jueves, 11 de junio de 2015

LIBROS DE AYER Y HOY/ Teresa Gil/Sonora, la secuestrada


La opción de los independientes abre una rendija a la posibilidad de extraer con cirugía mayor, el cáncer partidista que se ha adueñado del país. Quizá no siempre sean los más adecuados, pero el abanico es amplio y hay miles de opciones que la sociedad puede explorar, si quiere rescatar de la corrupción y del secuestro, lo que legítimamente es suyo. Durante décadas el despotismo dictatorial se implantó en el país y más tarde, con  el surgimiento del bipartidismo y al alternancia, se pensó en la ilusión de gobiernos plurales. Hoy hemos visto que la miseria partidista es casi generalizada. Sonora, por ejemplo, donde se libró una campaña electoral sucia y denigratoria, pasa de una mano  a otra y los confiados ciudadanos en lugar de tomar medidas drásticas, esperan  a que llegue el otro partido. Hace más de treinta años le hice una entrevista a Manlio Fabio Beltrones -que no les gustó- y regreso ahora a esa entidad y el dinosaurio sigue ahí. Hace más tiempo, vi en una ceremonia, como la ex senadora Alicia Arellano,  madre de Claudia Pavlovich, se acercaba a Luis Echeverría en busca de perdón – Esther Zuno la había exhibido como partidaria de Martínez Manatou en una reunión- y en la visita a mi estado descubro que  el dinosaurio sigue ahí, en la persona de su hija. Y después la sucederán sus hijas o la de Beltrones o de  otros enquistados priístas. Vivir fuera del presupuesto es vivir en el error, decía el sabio Garizurieta. Y las gestiones de los gobernantes han sido,  además, pobres y deficientes. Hurgando al azar, veo con sorpresa que esa entidad, la segunda más grande del país y una de las más ricas, tiene desde hace tiempo, problemas nutricionales y de salud, gravísimos, similares en algunos casos a los de entidades de mayor marginación, como Hidalgo, Puebla y Veracruz. La Encuesta Nacional de Nutrición y Salud del Instituto Nacional de Salud Pública del 2012, por ejemplo, señala serios problemas de anemia, de obesidad (14 de cada 100 menores la padecen y en adolescentes puede detectarse en 35 de cada cien)  y un caso que sorprende, (de ellos que presumen de altos y miran con menosprecio a los chaparros del sur) un descenso en la estatura de los menores de hasta de 5.1 aunque sea inferior  a la media nacional. Hay desatención a la tercera edad, eso sin tocar el tema de la violación a mujeres y el problema del narco que abruman al estado desde hace tiempo.¿Y los políticos?, bien gracias, viviendo del presupuesto y haciendo promesas ilusorias. En ese triste panorama, rescato -aunque ellos se rescatan a si mismos-, a los muchos creadores que han surgido como suele ocurrir en el contrasentido de los espacios secuestrados. Con un vuelco en el corazón es un librito que reúne a una veintena de  cuentistas sonorenses, que desgranan lo mejor que hay en ese ancho lugar y que la bajeza partidista no ha logrado erradicar: los recuerdos de la infancia. Escritores de Sonora, A.C. reunió a estas plumas, de las más destacadas de ese estado, para penetrar en recuerdos que están imbíbitos en la mente del escritor, del primer amor, la infancia y la adolescencia. El volumen ( Editorial Garabato S.A. de C.V. 2008) forma parte de un proyecto mayor, El escritor en tu escuela, que  los integrantes de la agrupación han lanzado con apoyos diversos “Para estimular el desarrollo del arte y la cultura, en nuestra ciudad”, Hermosillo. Y así deambulamos por esas páginas de niños del pasado y vemos que el excelente escritor Miguel Ángel Avilés Castro sueña con el cuerpo turgente  de Nony y la acecha a escondidas, junto con otros muchachos. Eve Gil, periodista y narradora,  se pelea  con su abuela, la mala, mientras recuerda con nostalgia a su abuela, la buena. Luis Enrique García, ya antiguo cuentista, da una muestra de su experiencia con las letras en el sueño frustrado de un muchacho por actuar en el circo. Y  el promotor cultural Ignacio Mondaca Romero recuerda en la Conspiración de los instantes, el estallido de un beso que alguien planeó para burlarse de él. Así por el estilo. Vivencias  que se traen a una actualidad sombría, que no logra destruirlas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.