viernes, 4 de noviembre de 2016

CONTEXTO POLÍTICO Por Efraín Flores Iglesias Acapulco y la lucha electoral en 2018




EFRAIN FLORES IGLESIAS
Así como Ángel Aguirre Herrera pretende contender por la Alcaldía de Acapulco en 2018, otro vástago de un ex gobernador ha manifestado su interés de suceder en el cargo al perredista Evodio Velázquez Aguirre. Se trata de Rubén Figueroa Smutny, quien en la elección pasada fue vetado por el añorvismo y el renejuarismo para abanderar al PRI.

“Sí vamos a participar, no sabemos todavía en qué posición, pero vamos a ir a elección seguramente”, dijo ayer en entrevista con el diario Enfoque luego de asistir como invitado de honor al Primer Informe de Labores del secretario general de la Sección XIX del Suspeg, Humberto Piza Pérez.

Y reiteró: “Me interesa todavía la Alcaldía o alguna diputación local o federal, pero vamos a participar”.

Lo que no dijo fue por qué partido va a contender, si por el PRI o por el PRD. Recordemos que en el tricolor tiene a los grupos políticos en contra, ya que en la pasada elección no apoyó al médico Marco Antonio Terán Porcayo, pero sí lo hizo a favor del perredista Evodio Velázquez, a quien de repente cuestiona y defiende.

Sin embargo, el nieto del “Tigre de Huitzuco” (Rubén Figueroa Figueroa) tiene como opción ser candidato independiente. Tal vez no gane, pero pondría en serios a aprietos a los que contiendan por el PRI y el PRD. Su padre, el ex gobernador Rubén Figueroa Alcocer, tiene muchos amigos y hará todo lo posible para que él sea un candidato competitivo.

Muy seguramente Figueroa Smutny aprovechará el pleito interno entre Evodio Velázquez y Ángel Aguirre jr., y el eventual desencuentro entre el ex gobernador René Juárez Cisneros y el ex alcalde Manuel Añorve Baños, ya que ambos pretenden la candidatura a la Alcaldía porteña para uno de sus incondicionales.

Si Figueroa Smutny contiende realmente por la Alcaldía se interpretará como un claro rompimiento político con Evodio Velázquez. No sería sorprendente que inicie una estrategia de descalificación contra el primer edil porteño. Su bipolaridad lo delata constantemente.

Desde luego que a Evodio  Velázquez no le será fácil reelegirse en el cargo. Tiene enfrente al junior Ángel Aguirre. Y, peor aún, tiene al enemigo en su gobierno; un gobierno conformado por aguirristas declarados, como es el caso del secretario de Desarrollo Social municipal, Víctor Aguirre Alcaide, quien dirige una corriente al interior del PRD (Unidad de Izquierda Guerrerense/UIG) y que se reúne frecuentemente con el ex gobernador Ángel Aguirre Rivero. 

El alcalde acapulqueño tiene la mejor intención de hacer un buen gobierno, pero sus funcionarios más cercanos no le ayudan a resolver demandas sociales, y eso lo aprovecharán sus adversarios internos, los priistas y Luis Walton Aburto para pegarle.

Delegar suficiente confianza a sus colaboradores puede dejar fuera de la Alcaldía a Evodio Velázquez. Ya le ocurrió con su ex secretario de Finanzas, Merced Valdovino Diego, quien en plena “crisis financiera” del Ayuntamiento, ya se andaba promocionando en una revista porteña, en lugar de remitir al Congreso local la documentación que conforma el expediente íntegro de la contratación del empréstito por 158 millones de pesos, el Acta de Cabildo y el Acuerdo Económico.

Respecto a las aspiraciones de Figueroa Smutny, es bien sabido que no es un político que sume, sino un pleitista y que sólo busca protagonismo cada tres años.

Por el partido Movimiento Ciudadano (MC) se mueve Ricardo Mejía Berdeja, quien cada vez que puede arremete contra el edil porteño, atribuyéndole todos los males habidos y por haber en Acapulco. Claro, el coahuilense que cobra como diputado local no se manda solo. Hace todo lo que le ordena su patrón Luis Walton, quien está obsesionado por recuperar la presidencia municipal para su partido. 

Y no hay que descartar a Zeferino Torreblanca Galindo, quien puede competir nuevamente por el PAN, y al verde-ecologista Joaquín Badillo Escamilla.

Luego entonces, el 2018 será de intensa lucha por el poder en Acapulco. Y ganará el que amarre más alianzas con fuerzas políticas.

¡OJO, MUCHO OJO!
Es urgente que las autoridades estatales y federales pongan mayor atención en los municipios de Chilapa, Tixtla y Zitlala, ya que en esos municipios la inseguridad se ha disparado, a tal grado que en los últimos seis meses se han reportado decenas de desaparecidos y ejecutados.

Los criminales están haciendo su santa voluntad en esa zona.

No hay que olvidar que antes del 26 de septiembre de 2014 en el municipio de Iguala ocurrían casos similares. Y las consecuencias todos lo sabemos: ataque a normalistas de Ayotzinapa y a personas que transitaban cerca del lugar, con un saldo de seis muertos y 43 estudiantes desaparecidos.

El gobierno federal no ha detenido a peces gordos del crimen organizado en la Montaña Baja de la entidad, pese a los operativos militares y policiacos que se han implementado. Para la ciudadanía eso huele a complicidad.

Luego entonces: ¡aguas! No vaya ser que en lo inmediato ocurra una tragedia de proporciones mayores al de Iguala.

ENTRE OTRAS COSAS… Luego de ventilarse la lujosa vida que se da el dirigente nacional del PAN, Ricardo Anaya Cortés, quien en menos de un año duplicó sus ingresos sin corregir su declaración 3de3, Jorge Camacho Peñaloza, jefe de oficina de la aspirante presidencial del PAN, Margarita Zavala Gómez del Campo, le solicitó aclarar la procedencia de los recursos con los que paga la estancia de su familia en Estados Unidos desde hace un año.

“Considero que después de las acusaciones que se le han hecho a Ricardo (Anaya Cortés), él debe tener todos los elementos para mostrar que lo que dice  está apegado a la verdad. Lo que creo es que le demos los espacios para que aclare la procedencia de esos recursos”. (La Razón/04-XI-2016).

Comentarios: 
E-mail: efrain_flores_iglesias@hotmail.com; 
Facebook: Efraín Flores Iglesias; 
Twitter: @efiglesias 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.