viernes, 25 de noviembre de 2016

ENTRESEMANA Miranda, ser o no ser… Moisés Sánchez Limón





Luis Enrique Miranda estuvo frente a escrutadores políticos difíciles y plurales, sobre todo difíciles en tiempos de sucesión

El amigo personal de Enrique Peña Nieto, ascendido a coordinador del espacio operador de elecciones, con el carácter de secretario de Desarrollo Social, compareció esta semana, por primera vez con ese rango, ante diputados federales.

Por supuesto no le preguntarían cuántas despensas ha repartido en el Estado de México, porque el punto es por qué la recurrencia de repartirlas en esa entidad y en Coahuila y Nayarit donde habrá relevo de gobernador el año entrante.

Iba preparado para atender ese tema como igual se alistó para enfrentar la batería opositora que le requeriría puntualizar sus aspiraciones presidenciales, es decir, la pretensión de treparse a la carrera para suceder en el cargo a su amigo Enrique Peña Nieto.

Sin duda, la respuesta lleva implícita es treta de engañar con la verdad, harto socorrida entre los políticos que dicen no cuando es sí.

Y, bueno, el secretario de Desarrollo Social, Luis Enrique Miranda Nava, rechazó estar en busca de la candidatura del PRI (no podía ser de otro partido) a la Presidencia de la República en 2018. ¿Le creemos?

¡Ah!, pero en una de esas perogrulladas que no tienen desperdicio, admitió que es un operador político del gobierno federal. Haber dicho lo contrario habría implicado la enorme mentira de quien tiene el encargo de recuperar los momios a favor del presidente Peña Nieto y apisonar el terreno para que no anden acusándolo de ser eso: operador político.

Lea usted  la respuesta de don Luis Enrique, cuando los diputados federales lo cuestionaron por sus constantes giras a estados donde habrá elecciones el próximo año. Dijo que “al estar como secretario de Desarrollo Social, evidentemente, sería poco ético pretender ser presidente de la República, o de cualquier cargo público”.

¿Y no es poco o nada ético ser operador político del gobierno federal de filiación priista con fondos públicos de una dependencia que tiene multimillonario presupuesto para atender prioridades como combatir la pobreza sin posibilidad de deslindarse de un acto de corte electoral?

Luis Enrique Miranda, el mismo que pendejeó a los senadores del PRI con aquello de los motivos que lo mueven para defender al Presidente y unificar criterios en su entorno, estuvo con los integrantes de las comisiones unidas de Desarrollo Social y de Fomento Cooperativo y Economía Social, de la Cámara de Diputados.

Dijo que, en efecto, ha realizado recorridos por el estado de México, Coahuila y Nayarit, pero antes de que haya candidatos o esté en marcha el proceso electoral, porque los beneficiarios de los programas sociales requieren apoyo siempre.

La combativa Araceli Damián González, diputada de la bancada de Morena, le recordó que en el poco tiempo como secretario de Desarrollo Social, apenas tres meses, ha realizado 19 viajes a 18 entidades del país y, pues, ello genera la sospecha de que lo hace “pensando que puede ser candidato en las elecciones presidenciales del 2018”.

Miranda Nava replicó y sostuvo que no quiere ser “ser candidato a la Presidencia o ningún cargo público”, lo que implica que después de ser secretario de Desarrollo Social se dedicará a labores propias de un ex funcionario público millonario.

Y, entrado en gastos, defendió su status y dijo a la diputada Araceli Damián que “ser operador político no es malo, yo creo que usted lo es. Si no, no estuviera ahí sentada. Si usted no fuera operadora política, su curul no podría estar ocupado por usted”.

Pero hay de operadores a operadores y Miranda lo sabe. Bueno, incluso el diputado del Partido Encuentro Social, Guillermo Guízar, lo cuestionó en el mismo sentido y le demandó blindar los programas sociales, para que no sean utilizados con fines proselitistas.

Miranda jugó a la réplica y le dijo al legislador veracruzano: “Sí, fui a Coahuila, Nayarit y Estado de México en esta semana, lo hice intencionalmente porque para mí es importante recorrer el país y mucho antes de cualquier evento o contienda electoral, sobre todo cuando haya candidatos en esos tres estados. Lo hice porque tengo que recorrer el país. No son ajenos los programas sociales aunque haya elecciones”.

Por lo demás, trae el mismo discurso de sus antecesores y asegura que en la Sedesol se está trabajando para reducir la pobreza, mediante una estrategia de inclusión social que permite ampliar los derechos sociales de los ciudadanos más vulnerables.

Un punto interesante. Luis Enrique Miranda adelantó que en 2017 se limitarán los recursos para organizaciones sociales e invitó a diputados y senadores a “ver cómo se va ir generando” su distribución transparente, equitativa y cuantitativa, porque se tienen previsto un monto de 25 mil millones de pesos, entre todos los programas de varias secretarías, para organizaciones sociales. ¿Para qué no les gane la perversa intención de hacer campaña con dineros públicos? Ser o no ser operador y aspirante a un cargo de elección popular. ¿Le creemos? Digo

VIERNES. Por cierto, la respuesta a Miranda por andar con esos desplantes y haber reprendido y replicado severamente a la diputada Aracely Damián, este jueves diputadas y diputados del PAN, PRD, Morena e incluso del PAN protestaron por esa actitud. Jorge Carlos Ramírez Marín, coordinador de la bancada priista, dijo que los tricolores no comparten ni avalan el proceder del secretario de Desarrollo Social, y se sumó a la postura de panistas, perredistas y morenas. El PAN exigió la renuncia de Miranda; Morena demandó un extrañamiento contra el funcionario y que su jefe, el presidente Enrique Peña Nieto, evalúe su trabajo y lo despida. Mal, mal para el confeso operador político de su amigo el Presidente de la República. Conste.

sanchezlimon@gmail.com

www.entresemana.mx

@msanchezlimon

@Entresemanamx

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.