martes, 8 de noviembre de 2016

MIRADA INTERIOR EL TRIUNFO DE CLINTON Por: Isaías Alanís


ISAIAS ALANIS TRUJILLO
De los muy graves equívocos internos a los internacionales, la administración de EPN, no ve una. Su mandato es una asimetría borrascosa, plagada de errores y carente de salidas, de cambio y rotación.
 
La relación bilateral con los Estados Unidos siempre ha estado marcada por la dependencia y la unilateralidad. Pero ahora, más. La elites gringas le tienen echado el ojo a México. Quieren todo. Y todo es lo poco que les falta del control que ya tienen, no solo de los mercados internacionales de los productos mexicanos, sino también de la vida interna y de los programas de gobierno. La desventurada invitación de EPN a Trump manoseada por los intereses electorales de Luis Videgaray y realizada a ciegas postró a México, ante demócratas y republicanos que tienen intereses inmensos en México.

El affaire Trump colocó al gobierno de México entre las rejas diplomáticas y bajaron los bonos al grado de que Obama y el primer ministro canadiense balconearon al presidente de México, primero no pelándolo y segundo afirmando en público que Barak Obama era populista y Justin Trudeau, maestro. Dos señales del críptico lenguaje diplomático de ambos mandatarios que los asesores y el propio presidente no han entendido. Con la reserva del caso, el triunfo de Hilary Clinton la noche de ayer martes ha puesto a parir chayotes al gobierno de México. Si de por si nos tiene  agarrados de los güevos, ahora con el desaire hecho al partido triunfador, será funesto para el país gracias a que los equívocos de la cancillería mexicana, del ex secretario de hacienda y del equipo del primer circulo del presidente, por obra y gracia de algún merolico político y profeta mediúmnico le apostaron todas las canicas al multimillonario Donald Trump, con las consecuencias ya analizadas y recontra reflexionadas por expertos en la historia de las relaciones México-Estados Unidos.
Del “comes y te vas”, al “vienes y te regresas pero no hables mal de mi”.
El exabrupto mexicano lo han convertido en un emblema de sumisión a su favor. La ofensa al partido de Clinton es mayúscula y se habrá de pagar bien caro.

Porque en la balanza real, ni Clinton ni Trump representan un aire de salvación para México. Tanto Clinton como para los demócratas, saben que tienen a los mexicanos agarrados de salva sea la parte y van a aprovechar ese tropezón para hincarle mas los dientes a un país desangrado, corrupto y hundido en la violencia. Si tu interviniste directamente en las elecciones de mi país, yo voy a intervenir en las tuyas. Tal parece que será la respuesta inmediata cuando el 20 de enero Hilary Clinton tome las riendas de la Oficina Oval de la Casa Blanca, la de Washington, no la de Polanco.

La ruta de salvación por los errores de Trump, para el gobierno mexicano no tiene salidas por el momento. La urgente fue la remoción de Videgaray, la que debe hacerse con presteza es la de Claudia Ruiz Salinas. La canciller ya no tiene nada que hacer, es una interlocutora sin voz ante el aparato diplomático norteamericano. Claudia, debiste haber renunciado en su momento, qué lástima que no lo hiciste, ahora será un duro golpe, no solo personal sino también para el “famoso tío” que tiene una cola de dinosaurio que le pisen dentro de las relaciones internacionales con EEUU.

Y para los mexicanos que apoyaron a Clinton, les aseguro que México no saldrá ganando nada. Tampoco para la maquinaria político-bilateral del PRI y PAN al intentar colgarse del triunfo de la Clinton para posesionar a Margarita Zavala. La esposa del ex presidente Calderón, sin ser misógino, Margarita Zavala Martín del Campo  no está capacitada para ser delegada de la Miguel Hidalgo, mucho menos presidenta de México, es una alegoría de humor negro, un estallido de lo grotesco su probable candidatura y un negocio millonario para los medios de comunicación. ¿De dónde saldrán los miles de millones de pesos para su candidatura, cuántos Duarte de Ochoa volaran en jet privado con cargamentos de dólares o pesos mexicanos directos a las arcas de la dupla Calderón-Zavala?

Lo que México necesita no es la unión del mazacote de intereses que ya mandaron a la lona al joven Ricardo Anaya, alias el “cerillo”.
Si el presidente EPN, no lo sabe, tampoco este tecleador con dengue lo que si creo es a México lo debe sacudir un cambio de ciento ochenta grados ante la perversión de la política y los pactos que han procreado a una clase política rapiñera y sin escrúpulos.

El arribo de Clinton a la Casa Blanca, y la primer mujer en la historia de ocupar ese puesto, no será benéfico para el país. Los intereses de los demócratas son globales y México es el “patio trasero” del imperio. ¿Cuánto le costará al gobierno de México restablecer las relaciones con Hilary Clinton y lo que ella representa e iniciar un programa migratorio y económico? En u país con el descenso en precio del crudo, crisis de derechos humanos, crecimiento de la deuda, violencia, bajos salarios, nulo crecimiento económico y la corrupción reinando en México.

¿Por qué una simple encuesta gringa dobla al peso en relación al dólar, por qué México tiene que ponerse a temblar si eso sucede? Las elecciones estadunidenses no alteran la moneda de Cuba, Venezuela y Nicaragua.

México es dependiente de los EEUU, gracias a presidentes corrompidos de Santa Ana a Salinas de Gortari, Zedillo, Fox, Calderón y Peña Nieto. Es tanta la dependencia que la humillación a los demócratas por la visita del contrincante republicano, arrastrará un lastre que los operadores de la Casa Blanca y del Pentágono, hábiles en meter las narices en el mundo,  lo harán con México gracias a que se les pusieron “de pechito”.
Los Estados Unidos de Norte América, tendrán hoy a una mujer presidenta. ¿Es el principio del empoderamiento de las mujeres en el país del American Way of life?


ú﷽﷽﷽﷽﷽﷽﷽﷽el presidente, por obaelaciones Mal multimillonario Donald Trumpo, con las consecuencias ya analizadas y recontra refl






Esta

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.