lunes, 28 de noviembre de 2016

FORO POLITICO. Por Salomón García Gálvez. BOMBA DESACTIVADA.



Oportuna fue la operación política para desactivar el conflicto entre las organizaciones UPOEG y FUSDEG, cuyo enfrentamiento arroja considerable número de policías comunitarios muertos, heridos y hasta un desaparecido.
El aparato gubernamental estatal monitorea  cada instante, cada hora, el movimiento de las dos organizaciones –Upoeg y Fusdeg- para evitar enfrentamientos y se maten; los dos últimos choques, arrojó un saldo de ocho muertos y un desaparecido.

De momento la “bomba de tiempo” –Upoeg y Fusdeg- ha sido desactivada por el Secretario General de Gobierno, Florencio Salazar Adame, por instrucciones del gobernador Héctor Astudillo Flores.

En Guerrero han ocurrido eventos negativos que han cimbrado a la opinión pública estatal,  nacional e internacional en el último año: 

-La guerra entre cárteles del narcotráfico que arroja cientos de muertos –casi dos mil, en lo que va del actual año-, heridos y desaparecidos; el hallazgo de decenas de fosas clandestinas en Iguala, Zitlala, Chilapa, Acapulco, etc, de donde han sacado decenas de restos humanos, pero además recientes enfrentamientos entre policías comunitarios de la Upoeg y el Fusdeg.

Además, el tema de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos hace más de dos años, sigue vigente. Por ese asunto, inmorales líderes siguen lucrando con el dolor ajeno y continuarán haciéndolo hasta que termine su sexenio el presidente Enrique Peña Nieto.

Nada fácil ha resultado para el priista Héctor Astudillo Flores, gobernar el estado de Guerrero, por los eventos negativos que se siguen presentando como es la desaparición del líder de transportistas independientes, Juan Mendoza Tapia, junto con su esposa y dos acompañantes.

Mendoza Tapia y sus acompañantes desaparecieron desde hace cinco días en Chilpancingo. Es dirigente de la Coordinadora Estatal de Transportistas Independientes (Cetig).

Y fue un error de los transportistas de Acapulco bloquear la Costera Miguel Alemán porque el gobierno estatal lo que cuida es que nada malo les ocurra a líderes de las distintas organizaciones, por más radicales que éstos sean.
Asimismo, fue “levantado”, ejecutado y “embolsado” el maestro Irineo Salmerón Dircio, coordinador de enlace en Tixtla de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC). Su cuerpo fue encontrado en el municipio de Chilapa junto con otro desconocido; a su lado había un narco mensaje.

Arrepentidos han de estar los dirigentes de la CRAC, luego de haber culpado al gobierno estatal, sin tener pruebas, ni nada. Incluso, bloquearon la carretera regional Tixtla-Chilapa, para presionar que el gobierno buscara al “levantado”, lo cual hicieron cinco grupos policiacos.

Durante las décadas de los años setenta y ochenta, en México había una guerra sucia –de exterminio- en contra de luchadores sociales que operaban desde la clandestinidad como grupos guerrilleros urbanos y rurales. Hoy, eso ya no existe. Es historia.

Ahora, el Estado Mexicano –gobierno- “cuida” que a los auto denominados “luchadores sociales” nos les pase nada malo. Sin embargo, cada vez que algún dirigente es secuestrado o “levantado”, de manera irresponsable culpan al gobierno de la autoría, como lo hace la CRAC. ¿Chantaje?

Se espera que aparezca con vida el líder de transportistas independientes, Juan Mendoza Tapia, quien hace más de un año protagonizó en Chilpancingo una trifulca en pleno zócalo donde hubo balazos, golpeados, lesionados, una camioneta del servicio público –Urvan- incendiada y amenazas de muerte entre los rijosos transportistas. ¿Se investigaron y castigaron por esos hechos?

JIMÈNEZ, SIN RUMBO.

El ahora diputado federal por Michoacán, David Jiménez Rumbo, además de incurrir en actos de pre campaña adelantada en Acapulco, como mercenario se anda ofertando al PRI, sin contar con base social ni nada.

El legislador michoacano ataca con mucho odio al ex gobernador Ángel Aguirre Rivero y al hijo de éste –Ángel Aguirre Herrera-, que aspira a lo mismo que David: a la alcaldía de Acapulco.

Jiménez Rumbo, acusa que las autoridades y los políticos “conviven con los delincuentes”, pero no da nombres de esos políticos ni qué autoridades. David, nunca ha presentado denuncia formal ante la PGR de lo que sustenta; quedan en eso: puros dichos.

Las declaraciones del legislador federal perredista dan la impresión de que pretende acercarse al PRI o quedar bien con el tricolor, de cara al 2018.
David, dueño de la tribu Grupo Guerrero (GG) está peleado con la dirigencia estatal del PRD; también con la tribu del ex gobernador Ángel Aguirre -(IPG)-, con el PAN, con la ex candidata perdedora Beatriz Mojica y con los mafiosos Chuchos. 

En todos lados le cierran la puerta al protagónico Jiménez Rumbo; por eso anda desesperado, a ver si los del PRI lo cooptan; pero de antemano, si los tricolores lo contratan, sería mala inversión porque ya no es rentable ni comprable en el mercado electoral. David, es pésima copia del extinto diputado Armando Chavarría Barrera.
(Per) VERSIONES.
El gobernador Héctor Astudillo Flores, tuvo que hacerla de bombero -apagafuegos- para aclarar que al delincuente El Tequilero, había que “bajarlo de la sierra”, y no “darle pa^ bajo”, como lo dijo el Fiscal, Xavier Olea Peláez. Por cierto, líderes del PRD y Morena (Pablo Sandoval Ballesteros) ahora defienden a los secuestradores… Punto. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.