miércoles, 30 de noviembre de 2016

Contexto Político Por Efraín Flores Iglesias El PRI y su exceso de confianza


EFRAIN FLORES IGLESIAS

El pasado domingo, el PRI llevó a cabo en la Ciudad de México su sexto Consejo Político Nacional en un ambiente de optimismo y un mensaje contra la corrupción y el encubrimiento. 

Correspondió al presidente Enrique Peña Nieto dar un mensaje de aliento a sus compañeros de partido, pidiéndoles que no se dejen contagiar por los derrotistas ni por quienes viven con dudas, y que en 2017 y 2018 “el PRI ganará las elecciones”.

Lo que el mandatario federal no entiende es que su partido va en picada. La corrupción cometida por algunos de sus gobernadores, la causa.

Por cierto, en el evento estuvo presente el ex gobernador de Coahuila, Humberto Moreira Valdés, quien fue ratificado como consejero nacional. 

A don Humberto se le recuerda por heredar una mega deuda de 35 mil millones de pesos en su entidad y por sus presuntos nexos con el cártel de Los Zetas. Se entiende que tiene todo el respaldo de Peña Nieto para que no sea tocado por la justicia.

“En el PRI no deben tener cabida ni la corrupción ni el encubrimiento y mucho menos la impunidad”, dijo el mandatario en su discurso, mientras era aplaudido por Moreira y otros priistas señalados por malos manejos financieros. ¡Zas!

Ya nomás faltó que en el evento estuviera el prófugo ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa.

De seguir encubriendo a personajes corruptos, el PRI seguirá cayendo en las encuestas. No olvidemos que en la elección del pasado 5 de junio perdieron varias gubernaturas gracias al pésimo desempeño de gobernantes como los Duarte (el veracruzano y el chihuahuense), Roberto Borge Angulo (Quintana Roo) y Egidio Torre Cantú (Tamaulipas).

Hoy por hoy, los electores están más informados que nunca y saben castigar con severidad en las urnas. 

Tampoco hay que olvidar que la popularidad del presidente Peña Nieto está por los suelos.
 
Los gasolinazos, su entreguismo a Donald Trump y la Casa Blanca de la Gaviota (Angélica Rivera) no se lo perdonan los mexicanos.

Y enfrente tiene competencia. Andrés Manuel López Obrador –el eterno candidato– y el PAN están consolidados. De hecho, el PRI corre el riesgo de salir de Los Pinos en 2018 y caer en el tercer lugar, tal como ocurrió en la elección de 2006.

Asimismo, su caballada está flaca. 

Miguel Ángel Osorio Chong, Luis Videgaray Caso, Aurelio Nuño Mayer, Eruviel Ávila Villegas y José Antonio Meade Kuribreña son sus cartas para enfrentar a López Obrador y al PAN.

Si el PAN y el PRD se unen en el Estado de México, pondría al PRI en serios aprietos. 

Y el gran error de Enrique Ochoa Reza es subestimar al PAN y a Morena. Y, peor aún, su incongruente discurso de combatir la corrupción y la impunidad, le hace perder adeptos a su partido. Olvida que en política no hay enemigo pequeño.

ENTRE OTRAS COSAS… El que anda muy activo promoviendo al puerto de Acapulco en Estados Unidos, es el alcalde de Acapulco, Evodio Velázquez Aguirre, quien este lunes se reunió con el alcalde de Beverly Hills (Condado de Los Ángeles, California), Jhon A. Marisch, con quien acordó reforzar relaciones turísticas y de hermandad entre ambas ciudades.

Asimismo, se reunió con integrantes del Club de Rotarios de Beverly Hills, que agrupa a distinguidos empresarios y políticos de California, a quienes agradeció su amor por Acapulco y pactó con ellos la gestión de un vuelo directo entre Los Ángeles y Acapulco.

Comentarios: 
E-mail: efrain_flores_iglesias@hotmail.com; 
Facebook: Efraín Flores Iglesias; 
Twitter: @efiglesias





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.