viernes, 11 de noviembre de 2016

EPÍSTOLAS SURIANAS (Carta a Don Héctor) De Julio Ayala Carlos


SE LOS DIJE. NO HAY ELEMENTOS, y este jueves lo confirmó el Congreso del estado, para que éste le revoque el mandato a la presidenta municipal de Mártir de Cuilapan, Felícitas Muñiz Gómez, que en la elección de ayuntamientos de junio del año pasado le confirió el pueblo mayoritariamente. Ah, y con el doble de votos en relación a su más cercano contendiente.

Por supuesto, el dictamen de referencia fue aprobado por el pleno del Congreso del estado, presentado por la Comisión de Examen Previo, que encabeza el diputado Saúl Beltrán Orozco, el mismo que redactó el primero, y que por inconsistencias e irregularidades fue desechado incluso antes de enlistarse en el orden del día. Por supuesto, como decía, el dictamen en cuestión no deja contentos, y es obvio, a quienes lo promovieron.

En efecto, es casi un hecho que los que exigen la revocación de mandato de la alcaldesa de Mártir de Cuilapan, no van a quedarse tranquilos con la resolución del Congreso del estado, y más cuando diputados de sus respectivos partidos políticos, es decir, del PRI y del PRD, les habían asegurado que era cuestión de tiempo para que a la edil la botaran del cargo. Sin embargo, todo indica que no conocen la ley al respecto.

Ciertamente los que están en contra de Muñiz Gómez, y que por cierto son los mismos que han extorsionado a los últimos alcaldes de ese municipio, a grado tal que de acuerdo a la presidenta municipal, le están pidiendo 10 millones de pesos para que la dejen gobernar, no van a quedarse tranquilos. Y se entiende. Han gastado mucho dinero en su movimiento para que acepten con la mayor tranquilidad el veredicto de que no hay elementos para separar del cargo a la edil, que en la pasada elección de Ayuntamientos les ganó a sus candidatos dos a uno.

Así que lo menos que se espera es que los que cuestionan a la edil, digan por principio de cuentas que el Congreso del estado traicionó al pueblo de Apango, aunque el grupo que la critica no pasa más de 200 habitantes de Mártir de Cuilapan que tiene una población de un poco más de 17 mil. Sin duda que dirán que los diputados, me refiero a la mayoría, solapan con su resolución la corrupción que le achacan a la alcaldesa.

Y aguas! Si este mismo grupo ya fue capaz de tirotear el domicilio particular de la edil, introducirse en otras viviendas de manera violenta e incendiar vehículos propiedad del Ayuntamiento municipal de Apango, así como saquear bodegas repletas de apoyos propiedad del mismo Ayuntamiento, entre otras acciones violentas, es indudable que su reacción al veredicto del Congreso será al menos, lo doble.

Y es que el dictamen de “valoración previa” de la denuncia de responsabilidad promovida por tres ediles del Ayuntamiento de Apango, en contra de Felícitas Muñiz Gómez, señala explícitamente  que no se reunieron los requisitos de procedencia a que hace referencia el Artículo 18, en correlación con los arábigos 10 y 11 de la Ley 695 de Responsabilidades de los Servidores Públicos del Gobierno del Estado y de los Municipios de Guerrero, por lo que resolvió que “es improcedente” la misma.

Más aún. El dictamen señala se comunique a la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación del cumplimiento dado a lo previsto por la resolución recaída para los efectos legales conducentes, en razón de que el citado Tribunal resolvió en su momento que se ha ejercido violencia de género en contra de la edil, ordenando además, entre otras cosas, que se le brinden las garantías necesarias para que la dejen gobernar, a fin de que cumpla con su responsabilidad que, ya hemos dicho, le confirió mayoritariamente el pueblo de Mártir de Cuilapan.

POR CIERTO, EL CONGRESO DEL ESTADO también aprobó este jueves la reinstalación de Erick Ulises Ramírez Crespo como presidente municipal de Cocula, luego de que demostró con documentos certificados expedidos por el Poder Judicial de la Federación, que fue exonerado de los delitos de delincuencia organizada y contra la salud con fines de fomento, y de que un juzgado de Distrito canceló en definitiva el auto de formal prisión que pesaba en su contra.

Aquí, como en el Caso de Apango, prevaleció el respeto y la aplicación de la ley antes que los acuerdos perversos y la negociación mezquina. El regreso por segunda ocasión de Erick Ulises Ramírez a la presidencia municipal de Cocula, que pertenece a la región Norte del estado, fue sustentado en un dictamen que en los trabajos legislativos de este jueves presentó la Comisión de Asuntos Políticos y Gobernación, que preside la diputada perredista Rosa Coral Mendoza Falcón.

En el dictamen emitido por la Comisión de Gobernación, se establece que Ramírez Crespo fue reinstalado con todos los derechos y obligaciones de su cargo “para todos los efectos legales a que diese lugar”, por lo que es cuestión de horas para que de nueva cuenta se haga cargo de los destinos del municipio de Cocula.

Comentarios: julio651220@hotmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.