miércoles, 4 de mayo de 2016

EPÍSTOLAS SURIANAS (Carta a Don Héctor) De Julio Ayala Carlos

EL HECHO SE EXPLICA POR SÍ SOLO. Los C-4 que se encuentran en el estado, entre ellos el de Acapulco, estaban infiltrados por el crimen organizado, de tal forma que el Gobierno federal, a través de la Secretaría de la Marina, se hizo cargo de ellos, lo que indica que en estos momentos solo los marinos son confiables en el combate a la delincuencia.

Pro además explica que ni siquiera el Gobierno de la República tiene plena confianza en su Policía Federal y en su más reciente creación policial, la Gendarmería Nacional, quienes no solo han sido señalados de trabajar con la delincuencia, sino que han sido encontrados inmiscuidos en diversos delitos, incluidos el de secuestro, muy común entre el crimen organizado al que teóricamente están obligados a combatir.

Ciertamente no es nuevo el que los C-4 (Centro de Cómputo, Control y Confianza) estén infiltrados por la delincuencia, como también el número de emergencia 066, que fueron creados por las autoridades para vigilar las ciudades a través de cámaras de vigilancia, y para brindar atención a la población ante una emergencia. Lo anterior, sin contar que también la Policía Estatal, con todo y su certificación, está en las mismas condiciones, y ni se diga de las policías municipales que en algunos casos trabajan sin ningún recato para la delincuencia organizada, al igual que la Policía de Tránsito, con la colaboración entusiasta de algunos alcaldes.

Obvio, la infiltración de los cuerpos policiacos del estado por el crimen organizado no es nada nuevo. Indudablemente viene de tiempo atrás, como consecuencia de gobiernos corruptos, irresponsables y sinvergüenzas que en vez de fortalecer las instituciones de seguridad pública las dejaron a la deriva, o en su caso iniciaron negocios con ellas al gastarse los recursos destinados lo mismo para prevenir y combatir el delito, que para capacitar y profesionalizar a los policías con el fin de garantizar la seguridad pública y generar confianza en favor de la sociedad.

Tiene pues razón el secretario de Gobernación federal. La situación actual de inseguridad y violencia es resultado de que gobiernos anteriores no solo atendieron la raíz del problema: la marginación y la pobreza existente, sino que tampoco fortalecieron los cuerpos policiacos que hoy por hoy, además de ser insuficientes sus elementos, están infiltrados o trabajan para el narcotráfico. De otra forma, el Ejército y la Marina no estarían en las calles haciendo los trabajos de policía preventiva.

Sin embargo, si bien es cierto que la propia operación de los C-4 por parte de la Marina es un paso importante, y prácticamente un golpe para la delincuencia, es también muy cierto que no será suficiente para acabar con la inseguridad y la violencia, si por una parte no se combaten los factores que la originan y que tienen como raíz la pobreza y la marginación, y por el otro, si se sigue dejando de lado la aplicación de la ley.

En efecto, la no aplicación de la ley, precisamente por gobiernos corruptos, sinvergüenzas y ladrones, quienes dejaron de lado la atención y combate a la marginación y pobreza, ha dado como consecuencia la situación de inseguridad y violencia actual. Gobiernos como el de Zeferino Torreblanca, el de Ángel Aguirre, y el de Rogelio Ortega, por citar los tres últimos, hicieron poco o nada, lo mismo para acortar la brecha entre los que tienen mucho y los que prácticamente no tienen nada, como tampoco para el fortalecimiento de los cuerpos policiacos que hoy por hoy, ya lo dijimos, no solo están indefensos, sino también, y esto es lo más grave, infiltrados por el crimen organizado.

Ojalá y lo entienda el gobierno del estado y el gobierno federal. 

Y EN OTRO ASUNTO, si bien es cierto que la legalización de la marihuana y amapola con fines “lúdicos” y medicinales no acabará con la violencia entre los grupos delincuenciales, es indudable que habrá de impactar entre los cárteles de la droga. Es imposible que legalizando estas dos drogas se acabe con la violencia, pero es innegable se avanzará en ello. Ojalá y lo entiendan los diputados!


Comentarios: julio651220@hotmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.