lunes, 12 de junio de 2017

FUEGO POLÍTICO // Por/Enrique González Guerrero.

ENRIQUE GONZÁLEZ GUERRERO

  • ·         Zozobra y miedo herencia de ex gobierno…

  • ·         Pirotecnia de San Antonio, hace que termine función de payasos en zócalo de la capital ente la duda de que fueran metrallas…



La unión de pueblos y organizaciones del estado de guerrero (UPOEG) que dirige bruno placido, siembra muerte y terror EN San Pedro Cacahuatepec, organización que no solo de esta masacre es protagonista, sino la rivalidad que ha desencadenado en muertes   con la organización del frente unido por la seguridad y desarrollo del estado de guerrero (FUSDEG), organizaciones que se disputan el corredor de petaquillas hasta Acapulco, quienes escudadas en la inseguridad se han posesionado de la carretera federal  asegurando combatir al crimen organizado y no permitir la distribución y trasiego de droga en todas estas comunidades, grupos armados que fueron subsidiados y consentidos por el gobierno perredista de Ángel Aguirre Rivero, los cuales ha dejado de jugar su papel social para lo que fueron fundados, que lamentablemente se sabe por su propia  voz sirven a los grupos de la delincuencia organizada que mantiene una guerra por la supremacía en esta zona,  en la cual se han visto involucrados en varios hechos, quienes han sido tolerados por la propia secretaria de gobierno que tiene a su cargo Florencio Salazar Adame quien no le importa la muerte de policías y ministeriales que han sido víctimas de estas organizaciones que les deben de poner un hasta aquí.

La violencia que vive el estado herencia de la administración perredista, indica que no hay   tregua en esta guerra entre las organizaciones del crimen organizado, quienes no solo tenían controladas a las policías municipales sino hasta las organizaciones que se dicen ser comunitarias han terminado al servicio de ellas; situación que demanda a los cuerpos de seguridad del estado tome decisiones, que tengan como objetivo desmantelar toda esta estructura paralela que en nada ayuda a los guerrerenses, que por el contrario siembra muerte y terror en muchas comunidades, no se debe esperar otra agresión como la que sufrieron los vecinos de san Pedro Cacahuatepec donde murieron mujeres y niños por las balas de  supuestos guardianes de las comunidades que accionaron sus armas sin medir consecuencias, esta actitud beligerante debe de ser analizada por quienes dirigen las acciones de seguridad en la entidad para detener a los  responsables de estos lamentables hechos que enlutan y propician mayor encono entre la ciudadanía en el estado y que por cierto los partidos solo han señalado que se debe revisar la ley de usos y costumbres, cuando nada tiene que ver con esta actitud violenta sino la aplicación de la ley a quien la trasgreda sea quien sea.
Las constantes agresiones a la ciudadanía por estos grupos armados, es un llamado a las fuerzas federales y estatales para que diseñen una estrategia que haga posible que las policías municipales se responsabilicen de la seguridad de sus municipios y deje de ser una excusa  de la bandas de policías comunitarios la inseguridad en que viven los pueblos para que se armen por la supuesta hostigación del crimen organizado, esta actitud recurrente  de ajusticiamiento en varias comunidades exige a los gobiernos federal, estatal y municipal dejar de contar hechos y muertos es un grave problema que se deben de aplicar todos los recursos que se tienen a la mano y revisar cómo se están ejecutando los recursos de seguridad en los municipio para fincar responsabilidades si estos están siendo desviados para otras actividades que no sean de equipamiento, capacitación y prestaciones que por ley corresponden a estos cuerpos de seguridad, esta debe ser una de las preocupaciones del secretario de gobierno y toda su estructura de seguridad quien por los hechos que se dan cuenta esta rebasado en todos los aspectos.

La presencia de las organizaciones criminales y de supuestos policías comunitarios exige al estado mexicano tomar medidas para restablecer el orden, dado que no necesitan de nuevos ordenamientos jurídicos que se ocupen los legisladores, sino de acciones que inhiban y combatan la presencia de todos estos grupos que hasta ahora desafían al estado de derecho al imponerse en zonas donde al cobijo de los usos y costumbres y de la ciudadanía hacen y deshacen incluso el cobro de piso a los comerciantes y transportistas de las localidades, esta alianza entre estas organizaciones hace aún más peligrosa su presencia en las carreteras y comunidades, pues es utilizada la ciudadanía para exigir a los cuerpos de seguridad  salgan de esas zonas donde ellos supuestamente tienen el control, a este rostro tendrá que enfrentarse el estado, si de verdad toma  decisiones determinantes el gobierno como lo ha anunciado el gobernador Héctor Astudillo Flores, no es al FUSDEG  ni a la UPOEG mucho menos a los tecampaneros sino  a los jefes de la delincuencia organizada que tiene el control de estos grupos armados en las diferentes regiones del estado.

La toma de decisiones para desmantelar toda esta estructura paralela que existe en comunidades, vías federales y rurales y las organizaciones criminales,  necesita de una gran estrategia y de la unidad de todos los cuerpos de seguridad, donde los ayuntamientos le entren al conflicto que ellos dejaron crecer y deben de responsabilizarse de las acciones de seguridad,  la policía municipal debe de trascender y crecer, está ya no debe ser levanta borrachos que fue su origen,  su certificación le debe dar mayor responsabilidad en el combate a la inseguridad, para no dejar que con pretextos ajenos a la seguridad ciudadana se vuelvan a amar otros grupos,  este escenario de anarquía demanda acciones de unidad de todos los actores políticos, exige dejar la retórica de compromiso hueco y vano en todos los frentes para hacer que todos los recursos se utilicen en este grave problema,  la unidad de los tres poderes es una exigencia nadie debe de exhibir ni a uno ni a otro como hasta ahora se viene dando unos los agarran y otros los sueltan.


 Es la hora de la contraloría y de auditoria para la fiscalización y control del presupuesto en todos los ayuntamientos que le dan otro fin penalizar su desvió debe ser prioridad, es la responsabilidad del consejo de seguridad del estado  revisar con apego al marco jurídico el ejercicio de los recursos de este ramo,  es responsabilidad de los diputados hacerlos efectivos y la capacidad de respuesta que tengan los cuerpos de seguridad para hacerle frente a lo que ya se comprometió el gobernador poner en la mesa el tema de los supuestos comunitarios y llevar a los responsables de la muertes de San pedro Cacahuatepec a los tribunales donde rindan cuentas de los hechos para terminar con toda esta impunidad con que se mueven estas  organizaciones que venden seguridad, que por cierto ponen en ridículo al secretario de gobierno quien hasta hora no podido someter a los líderes de estas organizaciones que al amparo de la inseguridad brotan por todos lados quienes cada día tienen más poder, pues la alianza con las cabezas del crimen organizado les da mayor fuerza y recursos para retar a las fuerzas del orden, mientras la sociedad vive en constante zozobra de miedo y terror como culmino la función de payasos en el zócalo de Chilpancingo en vísperas de San Antonio de Padua, cuetes y toritos de pirotecnia hicieron que los que disfrutaban del espectáculo de los payasos, en un cerrar de ojos la ciudadanía abandono el lugar ante el asombro del payasito Renato Prieto y Aguado todos se esfumaron tratando de salvar sus vidas, pero en realizada gracias a dios todo quedo en susto así se vive en los rincones de Guerrero donde el miedo se ha apoderado de todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.