miércoles, 22 de marzo de 2017

EPÍSTOLAS SURIANAS (Carta a Don Héctor) De Julio Ayala Carlos

ESTE JUEVES 23 DE MARZO, 81 mil 954 universitarios, casi 90 mil, saldrán a votar para elegir, por un segundo periodo, al Doctor Javier Saldaña Almazán como rector de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro). Lo harán en 107 casillas y 411 urnas que se instalarán en las unidades académicas de las siete regiones del estado. El periodo: 2017-2021. Es decir, cuatro años.


Javier Saldaña Almazán fue el único candidato a rector que se registró oficialmente, luego de que las corrientes universitarias al interior de la UAGro decidieron nominarlo para que dirigiera a la máxima casa de estudios del estado para un segundo periodo, en razón de que la Ley Orgánica de esa institución permite la reelección.

En efecto, conforme a sus facultades, el Congreso del estado contempló la reelección de las autoridades universitarias, incluidas la del rector, al aprobar la nueva Ley Orgánica de la Universidad Autónoma de Guerrero en la anterior Legislatura, de ahí que, al haber consenso entre los universitarios, decidieron nominar a Javier Saldaña para un nuevo periodo, para lo cual tuvo que separarse del cargo a fin de cumplir con lo que contempla la ley.

Siendo candidato único, Saldaña Almazán bien pudo no realizar campaña, ni tampoco recorrer cada uno de los centros educativos, de investigación y de trabajo, diseminados en todo el estado guerrerense, en razón de que su nominación para un segundo periodo supone que todos, o la mayoría de los universitarios avalan su trabajo y están con él; sin embargo, hay que decir que recorrió cada rincón de la UAgro para establecer acuerdos y compromisos con todos los que integran la institución.

Así, Javier Saldaña visitó las siete regiones del estado en donde se reunió con estudiantes, catedráticos, investigadores, trabajadores administrativos y de intendencia, a quienes además expuso su visión de Universidad, la misión, y los objetivos que debe tener, en pleno siglo 21, la máxima casa de estudios del estado, que dicho sea de paso se ha logrado situar entre las mejores del país.

Por algo, hay que decirlo, es que los universitarios, la gran mayoría, coincidieron en que Saldaña Almazán debía tener un segundo periodo en la UAGro. La presidencia de la Cumex, en poder de la Universidad, basta como ejemplo. De no tener los niveles académicos y la certificación suficiente, sería imposible que la máxima casa de estudios del estado ocupara la presidencia del Consorcio de Universidades de México, en donde se encuentra lo mejor en cuanto a instituciones de educación superior.

Ciertamente no a todos cae bien la reelección, como tampoco la propia persona de Javier Saldaña. Los que se oponen, dicen por lo menos que al interior de la institución se consolida un cacicazgo, y que quien lo encabeza tiene ambiciones políticas desmedidas.

Es lo que dicen. Lo cierto es que ha sido con Javier Saldaña cuando la Universidad Autónoma de Guerrero ha logrado su consolidación. Y es hoy, con Javier Saldaña, cuando la máxima casa de estudios del estado goza de prestigio nacional. Obvio, no ha sido fácil, como tampoco algunos están de acuerdo con él, sin embargo, son más los que están porque a la UAGro la encabece por un periodo más.

En fin. Este jueves los casi 90 mil universitarios que forman parte de la máxima casa de estudios del estado saldrán a votar por el único candidato formal y legalmente registrado. Prácticamente es una elección para cubrir una formalidad.

Es cierto. Dicen que segundas partes nunca han sido buenas. Javier Saldaña fue un buen rector en su primer periodo, y el reto que tiene, entre otros, es ser todavía mejor en su segundo periodo para el cual, este jueves los universitarios salen a votar.

Y EN OTRO ASUNTOS, al igual que al dirigente de la Liga de Comunidades Agrarias y Sindicatos Campesinos del estado (¿cuáles?), Evencio Romero, a quien le preocupa quedar fuera de los recursos de la Sagarpa, organizaciones de indígenas se quejaron de que la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), sólo les ha dado migajas. Lo anterior, porque les rechazó la entrega de 26 proyectos productivos y para capacitación.

Los líderes de estas organizaciones refirieron que los argumentos expuestos por la CDI para no aprobar los proyectos, fueron más bien pretextos, para retener los recursos, a pesar de que estaban avalados por organismos, como la Comisión Estatal de Derechos Humanos, así como la Universidad Autónoma de Guerrero. Y es que señalan que solo les autorizaron seis.


Comentarios: julio@hotmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.