lunes, 19 de septiembre de 2016

FORO POLITICO. Por Salomón García Gálvez. POLICÌAS COMUNITARIAS: BOMBA DE TIEMPO.



Fatídico, pero ocurre: Donde existen policías comunitarias casi siempre se suscitan hechos de violencia, con saldos negativos; con detenidos, lesionados y hasta muertos. El recuento de asesinatos, ligados al accionar de policías comunitarios, ya es alto en Guerrero. 

La mayoría de las policías comunitarias actúan sin capacitación; los elementos policiacos “rurales” no portan gafete, ninguna identificación. Los policías rurales trabajan sin reglamento, sin límite de edad. Hay hasta menores en esas corporaciones. 

Portan armas –dicen sus comandantes o jefes- de “bajo calibre”; sin embargo, se les ven llevando a cuestas armas de alto poder, como los famosos “cuerno de chivo”; incluso R-15 y armas cortas de alto calibre.

La policía comunitaria solo existía en la costa chica, amparados en la obsoleta Ley 701; las policías comunitarias tuvieron su expansión en Guerrero durante gobiernos emanados del PRD –Zeferino Torreblanca, Ángel Aguirre y Rogelio Ortega-.

Bajo el pretexto de la creciente inseguridad, aparecieron diversas corporaciones comunitarias, que a la fecha no han sido reglamentadas y menos capacitadas por el gobierno federal, a través de la Sedena o la PGR.

El negativo actuar de las policías comunitarias que se localizan en el municipio de Chilpancingo, Juan R. Escudero, San Luis Acatlán y ciertos puntos del Filo Mayor de la Sierra de Guerrero, ha propiciado que el gobierno federal y el estatal enciendan sus focos rojos de máxima alerta.

Las policías comunitarias se han convertido en una amenaza y peligro latente, porque en su entorno han provocado violencia y hasta la muerte de ciudadanos, como ocurrió semanas atrás cuando asesinaron a un matrimonio en el municipio de San Luis Acatlán.

Muchos, sino es que la mayoría de los integrantes de las policías comunitarias, carecen de instrucción escolar; son analfabetas funcionales, y con arma en las manos se convierten en grave peligro para la sociedad.

Hace más de una semana policías comunitarios de Petaquillas se enfrentaron a balazos contra los de El Ocotito, con saldo sangriento de heridos. Semanas antes, los comunitarios atacaron a balazos a policías estatales en la Sierra, con saldo de tres muertos. El recuento de muertos, sigue.

“Hay policías comunitarios que sí tratan de ayudar al pueblo, y otros que hacen un infierno al pueblo, porque se han convertido en grupos de confrontación a los pueblos”, es la frase que acuñó el gobernador Héctor Astudillo Flores, al ser inquirido sobre el actuar de las policías comunitarias en Guerrero.

Astudillo Flores dijo que hay policías comunitarios que siembran el terror, que tienen conflictos que afectan pueblos, y no se descarta un desarme por parte de las autoridades federales.

En Guerrero existen las siguientes organizaciones de autodefensa: Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC), Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG), Frente Unido por la Seguridad y el Desarrollo del Estado de Guerrero (FUSDEG) y “Por la Paz y la Justicia”; éste último opera en Chilapa. Juntos todos estos más otros, son una verdadera bomba de tiempo para cualquier gobierno.

Dos gobernadores –Rubén Figueroa Alcocer y Ángel Aguirre Rivero- han caído del poder como consecuencia de la muerte y desaparición de 60 personas: 17 campesinos en Aguas Blancas, municipio de Coyuca de Benítez y los 43 normalistas desaparecidos en Iguala de la Independencia.

Por tal razón, el gobierno federal encabezado por el presidente Enrique Peña Nieto y el estatal, Héctor Astudillo Flores, deberán poner en marcha estrategias para regular la operatividad de las policías comunitarias de Guerrero que, al parecer, han sido infiltradas por la delincuencia.

DEBATE POR AMAPOLA.

Precisamente, fue el gobernador Héctor Astudillo Flores, quien abrió el debate a nivel nacional por su propuesta de legalizar la siembra y cultivo de amapola con fines medicinales.

Astudillo Flores, acudió el pasado fin de semana al programa de Carlos Loret de Mola –Televisa- donde hizo una amplia exposición, por la necesidad de legalizar la producción de la amapola en Guerrero, donde, dijo, existen campesinos pobres y narcos ricos.

El mandatario estatal, dijo que si se siembra y cosecha la amapola con fines medicinales, miles de campesinos se verían beneficiados. El tráfico de la goma de amapola genera mucha violencia entre grupos delictivos, aseveró el gobernador guerrerense. 

Durante la exposición que hizo el ejecutivo de Guerrero en el programa de Loret de Mola, también participó un representante de la ONU, pero dio la impresión de ser personero del gobierno de los Estados Unidos. 

Tal representante de la ONU de manera férrea se opuso a la legalización de la siembra, cultivo y comercialización de la amapola con fines medicinales. El mercado más grande de la heroína es Estados Unidos de Norteamérica, por la gran cantidad de drogadictos que allá existen… Punto.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.