domingo, 30 de abril de 2017

ENTRE LA VERDAD Y LA FICCIÓN ATOYAC, ENTRAMPADO POR AMBICIONES Y CODICIAS. Y LOS DESLICES DE UNA ADMINISTRACIÓN FRÍVOLA. Por Jorge Luis Falcón-Fernández Arévalo*


  •             Tres unidades Deportivas, entre otras obras no se construyeron

  • ·         Dámaso Pérez Organes, actual alcalde, sin operar el municipio pues desconoce la administración y sus graves problemas.

  • ·         El arroyo “Cohetero”, un gran caño a cielo abierto.


Decir una verdad jurídica, social y periodísticamente, no es golpear, sino llamar a que se corrijan las acciones de gobierno y no seguir las inercias que afectan al mismo pueblo en este caso de Atoyac de Álvarez. Y, por ende, a los atoyaquenses.
Decepcionado del actuar corrupto o torcido de los funcionarios de la pasada administración priista (2012-2015) es solo hacer un recuento de los daños causados a la sociedad cafetalera, en su precaria economía; y, al mismo pueblo que a decir de oriundos de este sitio, lamentan la frágil e inestable situación de estética, ecológica y socialmente que presenta esta población. Como preclaro ejemplo: Un negociazo, la “venta” de calles y banquetas. Pero además, ha exhibido a las autoridades como sometidas y faltos de ética al no aplicar la Ley. Es decir, son corruptos y corrompibles. Frágiles del alma y “sueltos” de alguna otra parte del cuerpo.

Donde en ausencia de  grupos organizados de la sociedad civil para lograr el desarrollo de ésta. El cabildo en pleno se han dedicado a lucrar y especular, con todo lo que no se observe a simple vista. Ni construcción de drenajes, ni cambio de tubería añeja de más de 40 años de servicio. Menos de obra social de diversión sana o de proyectos de obras de alto impacto. Un regidor de obra público, en esta última semana dispuso de manera arbitraria de más de 36 toneladas de cemento para obras personales. Sin que el alcalde Dámaso Pérez Organe4s, se diera cuenta, sino es por un llamado de vecinos afectados, fue que se enteró. Solo eso, se enteró, pues no ha accionado penalmente como se debe, en contra del mal representante popular.
Existe un latente peligro que se derrumbe el tanque de almacenamiento, (en la llamada Colonia de El Tanque) de agua y cauce desgracias entre la población que se encuentra habitando debajo de este cuerpo de fierro podrido y herrumbrado. Pese a que a la administración pasada de Tabarez Cisneros, se le hizo el llamado por parte de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), éste omitió el caso, para seguir realizando pingües negocios desde Capasma, (Comisión de Agua Potable y Alcantarilla de Atoyac).

Un pueblo desilusionado, despechado de la falta de transparencia en el ejercicio de los recursos públicos. Y, los casos son vastos:

Ediberto Tabarez Cisneros, ex alcalde de la ciudad, es un hombre inseguro que pretendió convertirse en un "amigo" en el afán de ganarse el favor de la gente y terminó diciendo mentira tras mentira, para poder sostener su supuesta benevolencia, ya que tampoco tuvo el valor de decir la verdad. Desafortunadamente sus mentiras lo fueron entrampando cada vez más, hasta que él mismo terminó creyéndolas. Justificándose con más mentiras. Su palabra término desvirtuándose, al no poder satisfacer y cumplir las promesas hechas. Hoy es un hombre codicioso, ambicioso, capaz de llegar a sus últimas consecuencias contra quienes se oponen a su insaciable camino por obtener dinero fácil. Y, así lograr su cometido: el hurto, el atraco, el robo. Ha trascendido que él maneja las finanzas de la comuna; y, de ello, no hay duda. Pues, ha venido resolviendo en parte obras pequeñas, para saldar lo que en su administración no se hizo.
Para gobernar Atoyac de Álvarez,  se necesita más que decir que si a todos, se requiere de una persona con carácter firme que afronte su palabra hasta las últimas consecuencias y que mida su alcance a través de sus acciones. Pues la administración actual pervive entre la ineficiencia, la omisión y el olvido. La actual administración es  baladí, superficial y frívola.
De sus trapacerías y desvíos, lo puede atestiguar un ex alcalde de la Costa Chica, en quien confió los dineros de los costachiquenses; cuando éste emprendió el vuelo de ese sitio, con los bolsillos llenos. De allí su enemistado con la ex alcaldesa Aceadeth Rocha.

Será interminable detallar las obras inconclusas que Tabarez Cisneros dejó en esta comarca cafetalera, como lo es: El parque infantil del zócalo de la ciudad, Techos de diversas canchas deportivas, en diversas comunidades como Zacualpan,  El Paraíso, (allí no llega por haberles mentido al pueblo); Aulas escolares en más de 20 pueblos y comunidades de la zona alta serrana; caminos vecinales y lotificar predios para gente de escasos recursos económicos.

Así como también, inconclusa, la llamada “Clínica de la Mujer”, a un costado del Hospital General, para la prevención y tratamiento del cáncer de mama y cervicouterino. Que a decir, de manera discreta abrió sus puertas, solo para que sirva de paso para otras áreas del Hospital General “Juventino Rodríguez”, anexo a este sitio.

Ante estos adeudos que rebasan los más de 20 millones de pesos en obra pública, que no llego a realizarse, es que la Auditoría de la Federación busca a los responsables de la administración 2012-2015.

(GradoCeroPress)







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.