lunes, 4 de julio de 2016

EPÍSTOLAS SURIANAS (Carta a Don Héctor) De Julio Ayala Carlos

TRABAJO EN EQUIPO. Lo que ocurre en la Comisión de Derechos Humanos del estado (Codehum), que encabeza Ramón Navarrete Magdaleno es lo que debería ocurrir en los tres poderes del estado, al igual que en los órganos autónomos y descentralizados, y por supuesto en los ayuntamientos municipales. Es decir, coordinación y trabajo en equipo para entregar resultados. Por fortuna hay excepciones.

Por desgracia, en gran parte de la administración pública, no ocurre así, pues quienes laboran ahí, precisamente por ser servidores públicos, hacen de todo, menos el cumplir con su responsabilidad de atención a la ciudadanía, de atender las demandas, quejas y solicitudes que les presentan, y en su caso resolver los problemas que tienen bajo su responsabilidad. Y menos lo hacen si no está el jefe.

Por eso, hay que decirlo, es que hay tantos problemas en el estado, por eso hay tanta marginación y pobreza, y por eso es que en Guerrero, como en todo el país, hay tanta inseguridad y violencia. Porque los servidores públicos, incluyendo a las autoridades, de ayer y de hoy, no hicieron su chamba como tampoco muchos otros la están haciendo ahora.

Estos son algunos ejemplos. Si se manifiestan los discapacitados es porque no están siendo atendidos por la autoridad correspondiente; si los colonos tapan calles en exigencia de agua, es porque los encargados de enviarla no lo están haciendo, y si los padres de familia demandan maestros es porque quien tiene la responsabilidad de mandarlos a las escuelas donde hacen falta se está haciendo pato.

¿Por qué bajan los habitantes de la sierra a protestar? ¿Por qué hacen lo mismo los transportistas, las madres solteras, los jubilados, los campesinos y hasta los turisteros, entre otros muchos más? Pues porque quienes tienen la responsabilidad de atenderlos no lo hacen, ocupados más en hacer negocios que en hacer la chamba que les encomendó el jefe.

Cierto. No vale quejarse de lo que no se hizo en el pasado. Ya ni llorar es bueno, ni tiene caso mentarle la madre a esos irresponsables, corruptos y ladrones, porque eso sí, se enriquecieron con el dinero del pueblo sin que al menos hayan hecho el intento de resolver los problemas de los guerrerenses, pero es también muy cierto que si muchos, por no decir la mayoría de los que están en cargos de responsabilidad, estuvieran haciendo lo que por obligación  les corresponde, no habría hoy tanta protesta en el estado.

Y es que, hay que decirlo, una gran mayoría de servidores públicos solo simulan que cumplen, y muchos más hacen “como el tío Lolo”: andan más de queda-bien cuando están frente al jefe, y botan el trabajo  cuando no está éste. Y sí, conozco a muchos de éstos, aunque también hay que decir que también hay servidores públicos que se la rajan en el cargo, atendiendo y resolviendo los problemas y demandas que están bajo su responsabilidad, ya porque son personas honorables y honestas o porque están comprometidas con su estado y con el proyecto de gobierno que encabeza Héctor Astudillo Flores.

Ciertamente son pocas instancias de gobierno que trabajan de manera coordinada y en equipo. Ojalá y fueran todas, o la mayoría, aunque para eso se requiere servidores públicos con liderazgo. Obvio, el gobernador es uno de ellos, y cómo no si es la cabeza del gobierno  en el estado, de ahí que quienes dependen directamente de su oficina trabajen como reloj, es decir, de manera coordinada y en equipo, sin envidias ni mezquindades.

Decía al inicio. En la Codehum también hay equipo y coordinación. Vea usted: Mientras el presidente de esa institución desde el miércoles se encuentra junto con un grupo de Visitadores en la ciudad de México, participando en el taller sobre la “Aplicación del Protocolo de Estambul”, y el Protocolo Facultativo de la Convención Contra la Tortura, organizado por la Comisión Nacional de Derechos Humanos que encabeza Luis Raúl González, el resto de funcionarios públicos de la institución defensora de derechos humanos en el estado, están haciendo su chamba, o lo que es lo mismo, enderezando entuertos.

Y vea usted, si no. Tan solo este jueves, mientras Don Ramón Navarrete y los visitadores de la Codehum continúa capacitándose y actualizándose, su equipo trabaja. Así, personal bajo su mando llevó a cabo el Taller “Derechos humanos”, “Derechos de la niñez”, “Derechos de las mujeres”, y “Derechos humanos y responsabilidades de los pacientes”, impartido al personal de la Secretaría de Salud. También, personal bajo su mando intervino en la solución del conflicto que existía en la comunidad de Santa Ana, municipio de Chilapa, en donde existían problemas entre vecinos por un manantial que surte de agua a la población.

La Codehum también continuó este día con los trabajos del subcomité especial de Atención a Migrantes, el cual tiene como objetivo diseñar estrategias que garanticen la protección de los migrantes del estado. Asimismo, personal de esa institución participó en las mesas de trabajo del subcomité de Seguridad Pública, Impartición de Justicia y Derechos Humanos. Y como decía, sin que el ombudsman guerrerense tenga que estar presente para, como coloquialmente se dice, arrearlos. Eso ocurre, ni duda cabe, gracias a que hay liderazgo, compromiso de servicio y coordinación de equipo.


Comentarios: julio651220@hotmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.