lunes, 15 de agosto de 2016

EPÍSTOLAS SURIANAS (Carta a Don Héctor) De Julio Ayala Carlos


PUES SÍ. RESULTA QUE por una negociación del Gobierno federal a través de la Secretaría de Gobernación, los maestros faltistas de Guerrero, los que han abandonado las escuelas y a los alumnos para protestar en contra de la “Reforma educativa”, no están despedidos como se anunció al principio. Es decir, los 62 maestros seguirán cobrando sin ir a dar clases. Al fin que por eso están luchando.

Y no es que estemos porque se despida a los maestros, de quienes hemos dicho deben tener un mejor salario y mejores condiciones laborales, pero si uno de ellos no cumple con su trabajo, si abandona la escuela y deja a los alumnos a su suerte, ¿por qué carajos se le tiene que pagar un salario sino cumple con su papel de enseñar?

Hay que decirlo. A un maestro, o mejor dicho, a un profesor se le contrata para que enseñe a los estudiantes en base a un programa de estudios y de aprendizaje. Sus luchas personales o de grupo son otra cosa y no tienen por qué afectar a quienes tienen como alumnos, y en este sentido, si falta a su centro de trabajo, a laborar, en estricto cumplimiento de la ley, se hace acreedor a faltas administrativas e incluso al despido.

Bueno, eso ocurre en donde quiera, menos en Guererro, en donde los maestros pueden faltar a su centro de trabajo, y en consecuencia abandonar a los estudiantes  a su suerte y no pasa nada, pues se les sigue pagando sin ningún problema, mientras los alumnos continúan a la espera de que alguien les enseñe y de esa forma aprender algo nuevo. ¿Cómo jijos vamos a salir del atraso si a los que se les paga por enseñar no lo hacen? Carajo!

Y HABLANDO DE MAESTROS faltistas y revoltosos, este lunes tomaron, entre otras, las oficinas centrales de la Secretaría de Salud, desalojando al personal que ahí labora, supuestamente como una forma de lucha contra la “Reforma educativa”, afectando con ello las acciones encaminadas a prevenir la salud y combatir las enfermedades de los guerrerenses.

Y sí. No solo es lamentable que los maestros abandonen las aulas y a los alumnos, en perjuicio de la educación de éstos y del desarrollo social, sino que también es lamentable que ahora estén afectando al Sector Salud con sus acciones, causando en definitiva un grave daño a los guerrerenses en materia prevención y atención a la salud.

Por supuesto cualquier mexicano tiene derecho a protestar. Pero por qué jijos, como lo hacen los maestros, aglutinados en la Coordinadora estatal de trabajadores de la educación, tienen que atentar contra la salud pública, tomando oficinas y desalojando a los trabajadores que sí tienen ganas de trabajar, y porque entienden que lo que hacen es importante para el estado y el país? ¿Por qué los cetegistas tienen que afectar los derechos de terceros, en lo que tiene que ver con las acciones de atención y prevención de la salud de los guerrerenses?

Hay que decirlo. Pareciera que los maestros cetegistas están en contra de todos los guerrerenses, y ya no solo de la educación. Pareciera que su objetivo es no solo destruir lo que se ha conseguido en el sector educativo, sino también en lo que tiene que ver con el sector productivo, y ahora en el sector salud. Pareciera que en vez de construir para el progreso de los pueblos están a favor del desorden, de la anarquía y por ende de la pobreza y marginación, así como del analfabetismo y ahora, a favor de la falta de salud.

Ciertamente hasta ahora la Secretaría a cargo de Carlos de la Peña Pintos ha venido cumpliendo en la prevención y atención de la salud de los guerrerenses. Hasta ahora, salvo los casos de dengue, chikungunya y zika que se han dado, como consecuencia de la proliferación del mosco transmisor de estas enfermedades, producto de las lluvias y el encharcamiento de aguas, así como de la acumulación del vital líquido en todo tipo de recipientes y cacharros, hasta ahora la atención a la salud, que pasa por políticas públicas definidas, ha sido, hay que decirlo, excelente, toda vez que además de personal y material médico, hay medicinas.

Indudablemente que falta mucho más, pero es evidente que en lo que va del gobierno de Héctor Astudillo Flores se ha hecho lo suficiente en materia de atención y prevención de la salud, consecuencia lógica, ya lo dijimos, de políticas públicas encaminadas a fortalecer este sector que por desgracia fue dejado por los últimos gobiernos en condiciones deplorables. Por eso es criticable lo que este lunes hicieron los maestros cetegistas al tomar las oficinas de la Secretaría de Salud, en cuya institución si bien no reciben el servicio los mentores, sí lo hace una gran mayoría de guerrerenses.

Hay que decirlo. Ha sido con Carlos de la Peña Pintos cuando el sector salud va mejor, como nunca.

Comentarios: julio651220@hotmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.