martes, 30 de agosto de 2016

EVODIO, ENTRE EL DEBIDO PROCESO Y LA "REAL POLITIK". Por Ernesto Rivera Rodríguez.


Ernesto Rivera
El alcalde de Acapulco, Evodio Velázquez Aguirre, estuvo a punto de colgarle "el cascabel al gato", y lograr por primera vez en la historia contemporánea de Acapulco, y quizá del país, qué un alcalde caminara - políticamente hablando - sin  necesidad o por lo menos autorización del  Congreso Estatal, dada su autonomía legal alcanzada a través de las reformas legales para solicitar créditos, sin solicitar autorización del Poder Legislativo. Pero más que ello, lo que se esconde debajo de la "punta del iceberg", es la lucha enconada por el poder.

Acapulco, y en si el estado de Guerrero, se ha convertido, o lo han convertido en un laboratorio de inimaginables magnitudes desde las más altas esferas del poder, político y  económico, donde los protagonistas que todos conocemos son simples alfiles de esta ignominiosa batalla.

Aun así, Una vez más "El alzado del Sur" quizá hacer de las suyas, y en lo oscurito cabildeo a los Regidores  de su fracción perredista, convenció a la petista, Alma Juárez, y al priista Rodolfo Escobar Ávila, y de una manera simple, con el rechazo del resto del Regidores del PRI y los dos del PAN, sin debate  ni desglose logro en la Sesión de Cabildo del pasado 19 de Agosto, autorización para solicitar un crédito por 158 millones de pesos, al Grupo Financiero Interacciones, para pagar adeudos al Issspeg e Infonavit,... y gasto corriente", convirtiéndose desde ese mismo instante en una cuestión política de enormes magnitudes mediáticas y escasa información real

La actitud del alcalde de Acapulco, es ya bien conocida, empujo escarceos mediáticos con funcionarios de primer nivel de su administración, para contrarrestar la fuerte oposición, que desde Casa Guerrero, a través, primero del secretario de Finanzas, Héctor Apreza, del propio  cuerpo Legislativo Local, de los partidos políticos a favor y en contra, que han mantenido sin descanso tanto ruido que es difícil saber que dicen los otros. Utilizando todos los medios a su alcance,  convirtiendo en un show, el ring político que todos niegan abastecer.

Evodio Velazquez, lo tiró un caballito de madera.
"Se debe respetar la ley", acuño el gobernador Héctor Astudillo Flores, en medio del ruido mediático. "La solicitud está fundada", respondía el alcalde de Acapulco, dentro de la tolvanera de declaraciones y ruedas de prensa. Nadie escuchaba a nadie. "Podemos solicitar el préstamo sin autorización del Congreso" forcejeo Evodio Velázquez Aguirre, y en medio de todo ello la voz mesurada del diputado local del MC, Ricardo Mejía Berdeja, al expresar: "No se descalifica el monto del préstamo, sino el procedimiento". Como se expresa en los juicios orales". EVODIO NO CUMPLIÓ CON EL DEBIDO PROCESO".
En más de una ocasión Evodio ha padecido  de la misma circunstancia, se sube solo al ríng, se lanza contra sus propios molinos de viento. Carece de  gente para el manejo de Crisis que el mismo provoca cuando  le estallan los petardos políticos en la mano, no busca quien se la hizo, sino quien se la pague. De que le sirve su jefe de asesores, el ex alcalde Alberto López Rosas? Se advierte que de nada. Aun así, el alcalde no alcanza a medir la magnitud del daño político causado, y con el "agua al cuello" declara que  "le quieren aventar el caballo",  cuando este, un caballito de madera fue el que lo tiro, en la determinación de la Institución Financiera Interacciones, y sobre todo de la "real politik" y que extra oficialmente ya le negó el crédito por carecer de credibilidad y capacidad de pago. Le vería las herraduras al  caballo que lo tiro?

Envalentonado "el alzado del Sur", replica  lanza  en riestra "que si es necesario llegara hasta la Suprema Corte de Justicia de la Nació". ¿Le quedara tiempo para gobernar Acapulco?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.