martes, 24 de enero de 2017

FORO POLITICO. Por Salomón García Gálvez. GASOLINAZO Y AUSTERIDAD.

Un alud de críticas -positivas y negativas- se suscitó inmediatamente que el gobernador Héctor Astudillo Flores dio a conocer las 20 medidas de austeridad que provocó el “gasolinazo”, y más cuando anunció que se recortaría el salario hasta en un 30 por ciento.

Lo incongruente es que en organismos “autónomos” los titulares todavía se sigan asignando súper salarios que no percibe ni el propio mandatario estatal. Esto quiere decir que muchos servidores públicos no están “a tono” con el gobernador pues no siguen su ejemplo.

Es el caso de la cínica Presidenta del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC), Maricela Reyes, quien se auto asignó sueldo de 191 mil pesos; el resto de los seis consejeros electorales ganan 158 mil 376 pesos.
Este año no habrá elecciones en Guerrero, sin embargo tanto la corrupta presidenta del IEPC como los cínicos consejeros electorales se llevarán cantidad millonaria a sus bolsillos y cuentas bancarias.

Tanto la jefa del IEPC como los consejeros electorales cobran exorbitantes cantidades de dinero, por hacer nada.

Y lo mismo hace el presidente-virrey del Tribunal Electoral del Estado (TEE), René Patrón Muñoz, quien percibe sueldo de casi 180 mil pesos más 17 mil 31 pesos para su “despensa”.

El magistrado Patrón Muñoz, ha de comer  manjares y caviar nórdico cada vez que se le antoja, junto con su afortunada familia. Hay familias pobres de la montaña que (mal) comen una sola vez al día.

José Inés Betancourt Salgado, Emiliano Lozano Cruz, Hilda Rosa Delgado Brito y Ramón Ramos Piedra, también magistrados electorales, tienen sueldo de 158 mil 957 pesos, más “ayuda” para su “despensa” de 15 mil pesos. ¿Dónde está la austeridad? 

Los magistrados citados líneas arriba, tienen el cinismo de cobrar mega salarios por hacer nada, pues durante este año no habrá comicios.

Es condenable que con los impuestos del pueblo guerrerense se estén pagando exorbitantes sueldos a parásitos, como son los consejeros y magistrados electorales.

La opinión pública ha visto con cierto agrado que se reduzca el salario en un 20% a los mandos superiores de gobierno y un 10% a los mandos medios y que se reduzcan escoltas a funcionarios mamarrachos y a familiares de éstos. ¿De qué se cuidan? También es bien visto que se elimine el pago de telefonía celular, gastos de representación y alimentación.

El gobernador Astudillo Flores dio a conocer que mediante el programa de austeridad se ahorrarán más de 250 millones de pesos. Inmediatamente diversos sectores de la población, y a través de las redes sociales propusieron que inviertan esos recursos en apoyos a sectores vulnerables, y el mandatario respondió positivamente.

Tras la presentación del programa Compromisos para la Estabilidad y el Desarrollo de Guerrero, que hizo el gobernador Astudillo el pasado domingo 22 del actual, hubo muchas reacciones.

Sin embargo,  lo que verdaderamente quiere la población guerrerense es ver resultados positivos, porque con el “gasolinazo”, la gente hasta se olvidó del espectro de la violencia y de los 43 normalistas desaparecidos.

El gobierno federal anuncia que para el mes próximo viene otro “gasolinazo”… ¡Aguas!... Que Dios agarre confesados a millones de  mexicanos.
MARCO LEYVA, PERPETRÒ ECOCIDIO.

De manera ridícula y exhibiendo mediocridad, la comuna de Chilpancingo, que encabeza el Judas Marco Antonio Leyva Mena, pretende que la población vea como su “máxima obra” la pésima remodelación de la Avenida Alemán, donde hubo ecocidio: decenas de árboles fueron talados y derribados por fraudulenta constructora.

El responsable del criminal ecocidio es el gris alcalde Leyva Mena, a quien la población todavía soportará otros días en funciones, porque aún no hay señal para su destitución.

En el pasado reciente, el ahora alcalde Leyva Mena (vean al  Judas), acudió ante el desaparecido Consejo Estatal Electoral para registrar a un partido de oposición –al PRI-, que era propiedad del ex diputado Carlos Sánchez Barrios, ex jefe de Marco Antonio.

El desaparecido Partido Alianza por Guerrero (PAG), le serviría a Sánchez Barrios para catapultarse como potencial candidato a la gubernatura de Guerrero, cuando René Juárez iniciaba su sexenio.

Por aquellos días, Marco Antonio, no le veía futuro político al entonces senador, Héctor Astudillo Flores. Pero ocurrió el accidente de Sánchez Barrios, en la cuatrimoto, y se cayeron sus proyectos políticos.

Luego, el PRD y dos partidos más postularon como candidato a gobernador al empresario de Jalisco, Zeferino Torreblanca Galindo, quien le ganó la elección al ahora gobernador Héctor Astudillo Flores.

Ya investido como gobernador, Zeferino mandó al diablo a los perredistas a quienes llamaba “muertos de hambre”. El “Z” rompió con el PRD.

Astudillo Flores, una década después, recuperó para el PRI el Poder Ejecutivo, con lo cual se demuestra que existe la cultura del retorno (político), y que no existe político muerto hasta que está tres metros bajo tierra… Punto. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.